Esquivando la obsolescencia programada: dándole nueva vida a un MacBook

08/04/2012

Compre mi ordenador actual (Un MacBook Alu 13″ de Apple) a mediados del año 2008, cuando vivía en Sevilla. En su momento elegí la combinación mas cara del modelo de 13 pulgadas. Habían transcurrido tres años desde mi transición a Mac y cada vez estaba mas cómodo con el sistema y con la marca, que a pesar de su empeño en permanecer cerrada y encapsularlo todo, hace unos magníficos productos.

Cuatro años después, el ordenador, que ademas es mi herramienta de trabajo, ya muestra achaques tras tres actualizaciones del sistema operativo; los dos GB de memoria originales se quedan cortos, la batería, tras 1300 ciclos muestra signos de agotamiento y las sucesivas actualizaciones han hecho que el ordenador presente carencias.

Tras la ultima actualización de la gama MacBook por parte de Apple, estuve pensando en renovarlo, puesto que siendo una herramienta de trabajo tras cuatro años ya podía darse por amortizada. Los nuevos MacBook eran mas rápidos, tenían mas batería, mas memoria y nuevas características.

Finalmente me decidí por una solución intermedia. Actualizar y renovar aquellos componentes que lo permitieran y esperar al menos un año antes de realizar la renovación completa.

He instalado dos módulos de cuatro GB de memoria (50€ a través de OWC), una batería nueva (130€), que compre en la Apple Store de Londres en mi ultimo viaje y un disco duro SSD de 240GB (219€) en sustitución de mi viejo Toshiba mecánico.

¡Los resultados han sido espectaculares! No solo ha mejorado el rendimiento, sino que ademas puedo decir que la velocidad ahora se encuentra al mismo nivel que ordenadores modernos de su categoría. La mejora mas dramática ha sido, sin duda, el cambio del disco duro mecánico al disco duro SSD. Arranques en menos de diez segundos. Unos instantes para abrir cualquier aplicación y una sensación de que todo va mucho mas fluido. Por ultimo, las casi tres horas de autonomia que me proporciona la nueva batería, se han incrementado cerca de 50 minutos.

Sin duda unas actualizaciones básicas para cualquiera que dependa de su ordenador como herramienta de trabajo.