Como funciona la percepcion

Es un hecho que nuestro cerebro almacena información constantemente, tanto de forma consciente como inconsciente. De hecho, no somos conscientes del 80% de la información que acumulamos en nuestro cerebro a lo largo del día. Es interesante saber cómo se almacena esa información para entender para qué la utilizamos después. Ilustración por Sergio Roma

Al igual que un ordenador tiene distintos sistemas de entrada (el ratón, el teclado, el micrófono) que almacenan distinta información, las puertas de la percepción son los sentidos, nuestros ojos, oídos, boca, piel, olfato, gusto, y son la manera de relacionarnos con el mundo.

La forma en que nuestros sentidos captan la información es mucho más compleja de lo que puede parecer en un principio. Nuestros ojos no son una cámara, ni siquiera una ventana. El ojo es mucho más inteligente que una cámara. Los receptores individuales, los bastones y los conos de la retina, no responden a la luz en sí misma, sino a los cambios o diferencias en la luz.

Lo mismo podemos decir de los otros sentidos. Percibimos en base a una serie de complejos filtros que se encargan de reconstruir después la información en nuestro cerebro. El mundo que percibimos no es el mundo real; es un mapa hecho por nuestra neurología. Aquello en lo que nos fijemos de este mapa será nuevamente filtrado por nuestras convicciones, intereses o preocupaciones.

Podemos aprender a hacer que nuestros sentidos nos sirvan mejor. La habilidad de poder observar de una manera más cuidadosa todo cuanto acontece a nuestro alrededor nos proporciona unas capacidades mayores a la hora de dominar que es lo que ocurre en nuestro cerebro al observarlo. Así, un músico tendrá una capacidad auditiva muy desarrollada y un crítico gastronómico tendrá la capacidad de diferenciar una serie de sabores que marcarán la diferencia entre una comida pasable y una verdadera experiencia gastronómica.

Representando el mundo

El primer punto de la comunicación comienza con un pensamiento. Merece la pena hacerse la pregunta ¿Que es un pensamiento? Seguro que es un concepto que internamente tenemos muy asumido que sin embargo nos costaría describir con palabras. Pensar es utilizar nuestros sentidos de manera interna.

Cuando pensamos en lo que hemos oido, visto o sentido, recreamos vistas y objetos, sonidos y sentimientos de manera interna. Unas veces podemos ser conscientes de estar haciéndolo y otras no. Realmente la mayoría de las veces no nos paramos a observar la actividad de la mente, debido a que es bastante obvio, con lo que damos importancia a lo que estamos pensando, no a cómo lo estamos pensando.

Así que una de las maneras en que pensamos es recordando de manera inconsciente o consciente las imágenes, sonidos, sentimientos, sabores y olores que hemos experimentado. Lo interesante es que es posible modificar las experiencias y crear variaciones de éstas sin haberlas experimentado de forma real. Veamos un ejemplo, hazlo tranquila y relajadamente.

Tómate un momento para pensar en estar paseando por un bosque de pinos. Los árboles te sobrepasan en altura a tu alrededor; ves los colores del bosque por todas partes, y el sol proyecta sombras en las copas y dibuja mosaicos en el suelo. Caminas por una mancha de luz que se abre por entre el cálido techo de hojas que te cubre. A medida que caminas, te vas dando cuenta de la tranquilidad, rota sólo por los pájaros piando y el crujiente sonido de los pasos al pisar la hojarasca del suelo. De vez en cuando, se oye un crujido seco y agudo al pisar una rama seca. Te acercas a un árbol y tocas el tronco, sintiendo la aspereza de la corteza bajo tu mano. Poco a poco te vas dando cuenta de que una suave brisa te acaricia el rostro y, con ella, sientes el olor aromático del pino mezclado con el olor de la tierra. Siguiendo con tu marcha, recuerdas que la cena estará lista pronto y que será tu plato favorito ¿Recuerdas cual es?. Casi puedes sentir la comida en tu boca…

Para que este último párrafo tuviera sentido, has tenido que pasar por todas estas experiencias en tu mente, utilizando tus sentidos para posteriormente representar la experiencia que decían las palabras. Probablemente hayas recreado la escena con tanta intensidad cómo para sentir la comida en la boca. La mayor parte de nuestros pensamientos es una mezcla de elementos recordados e imaginados, cómo este caso.

Avatar for Jerónimo Palacios Vela

Posted by Jerónimo Palacios Vela

Mi misión es ayudar a mejorar la profesión del desarrollo de software. Soy Professional Scrum Trainer de Scrum.org, Accredited Kanban Trainer de Lean Kanban y facilitador de LEGO® Serious Play. Vivo entre Berlín y Granada. Me encantan la vela y el Rugby

Suscribete a nuestra lista de correo

Suscribete a nuestra lista de correo

Recibe actualizaciones en la comodidad de tu bandeja de entrada. Un email a la semana. Sin Spam. Sin Trucos.

Suscripción con éxito

Shares
Share This